ING España quería vender más préstamos, pero su target no eran sus clientes habituales, sino los NO CLIENTES.
Por eso creamos una campaña basada en la NO INFIDELIDAD.